Te invitamos a visitar el nuevo sitio www.mussiocardenas.com

X

Lunes, 01 de Septiembre

Última actualización:01:15:17 AM GMT

Estas en la seccion: Noticias Regional Fobaproa…… Cronología de un fraude contra el país

Fobaproa…… Cronología de un fraude contra el país

E-mail Imprimir PDF
FOBAPROA

DESPIERTA MÉXICO


POR TEZCA HIJUELOS BUENFIL

 

En este texto, trataré de explicar paso por paso como nació el Fobaproa y el porqué seguimos pagando el mismo: empezaré con un cronograma de acontecimientos y dejaré hasta el final las conclusiones, con el propósito de hacer más comprensible qué es y en qué consistió este tan mencionado “rescate bancario”.

1 de septiembre de 1982. Nacionalización de la banca. Tras la devaluación del peso (26 a 47 pesos) y ante la insuficiencia del banco de México para hacer frente a la demanda de dólares; José López Portillo decretó la expropiación de la banca. La federación tuvo que desembolsar 3 billones de viejos pesos, para adquirir estas instituciones, cuya deuda, ascendía a 25 mil millones de dólares.

1983 Ficorca. Creación del Fideicomiso de Cobertura de Riesgo Cambiario (Ficorca), el gobierno de Miguel de la Madrid, obtuvo un préstamo del exterior para financiar el déficit fiscal, la deuda externa y la actividad productiva. Dichos recursos sirvieron para crear el Ficorca, fondo que se empleó para salvar 20 grandes empresas al asumir pasivos por 12 mil millones de dólares mediante garantías del Banco de México (Proceso 1131). Comienza la privatización de empresas paraestatales.

1987 Crack de la bolsa mexicana de valores. Para atraer las inversiones, el sistema financiero elevó las tasas de interés en la bolsa cubriéndolos mediante la deuda pública interna y logrando que, la inversión se tornara especulativa. La crisis de la bolsa de Nueva York ocasionó el desplome de la mexicana junto a una nueva devaluación.

1990 Fobaproa. Se crea el Fondo de Protección al Ahorro Bancario (Fobaproa), el gobierno de Salinas de Gortari, crea este fondo de contingencia para enfrentar problemas financieros extraordinarios, el Fobaproa tenía como propósito adquirir las carteras vencidas y capitalizar a las instituciones financieras.

1991 Reprivatización de la banca. Se vendieron un total de 18 bancos, de los 61 mil 600 millones de pesos que se obtuvieron de la venta de 409 empresas paraestatales, 37 mil 800 millones de pesos fueron el resultante de la venta de la banca.

Diciembre de 1994 Crisis económica de 94-95. Tras 6 años de tratar de detener la inflación, el tipo de cambio se sobrevalúo y tuvo como consecuencias un déficit comercial, endeudamiento externo, caída de las reservas internacionales y especulación en el mercado de valores. Combinados dieron como resultado, una severa devaluación del peso junto con una alza en las tasa de interés. Varias empresas dejaron de pagar sus créditos y se registraron retiros masivos de capital ante la desconfianza hacia los bancos.

1995 Aplicación del Fobaproa. A finales de 1994 tuvo a lugar la crisis económica más severa de la historia contemporánea de México, por lo que el gobierno federal puso en marcha el Fobaproa para absorber las deudas ante los bancos, capitalizar el sistema financiero y garantizar el dinero de los ahorradores. Los pasivos del Fobaproa ascendieron a 552mil millones de dólares por concepto de cartera vencida que fueron respaldados por pagares del banco de México. El 40% del PIB de 1997, dos tercios del presupuesto de egresos de 1998 y el doble de la deuda publica interna.

1995 Procapte. Se crea el Programa de Capitalización Temporal (Procapte), para tener acceso a capital extranjero de forma más rápida y en mayor volumen. Ernesto Zedillo propuso a los deudores reestructurar sus deudas por medio de unidades de inversión (UDIS).

1996 Ucabe. Unidad Coordinadora para el Acuerdo Bancario, que sirvió como aval para el rescate bancario y beneficio a 54 empresas con un monto de 9 mil 700 millones de dólares.

1998 Iniciativas presidenciales. El ejecutivo federal envía al congreso, un paquete de 4 iniciativas para evitar una nueva crisis bancaria. Se propone la creación del Fondo de Garantía de Deposito (Fogade). Así mismo, propone la instauración de la comisión para la recuperación de bienes,  que tenía como propósito recuperar, administrar y enajenar bienes y derechos que el Fobaproa y el Femeval adquirió. La propuesta que mayor controversia ocasionó fue la de convertir en deuda publica los pasivos de dichos fondos, cuyo monto ascendía a 552 mil millones de dólares.

Las iniciativas fueron: a) Decreto que abroga la ley orgánica del Banco Nacional de Comercio Exterior, Sociedad Nacional de Crédito y la Institución de Banca de Desarrollo; b) Decreto que reforma la ley del Banco de México; c) Decreto que adiciona la ley del Banco de México; reformas a la ley que regula las agrupaciones financieras, instituciones de crédito, general de organizaciones y actividades auxiliares de crédito, del mercado de valores y de sociedades de inversión; y d) Decreto por el cual, se emite la ley Federal del Fondo de Garantía de Depósitos y la ley de Recuperación de Bienes.

Julio de 1998. La Secretaria de Hacienda y Crédito Público, accedió a que el congreso analice las operaciones realizadas por el Fobaproa, con el documento “Fobaproa: El gran atentado contra la economía. Alternativa para impedirlo” el PRD reafirma su negativa para convertir en deuda pública los pasivos del Fobaproa.

4 de Agosto de 1998. La lista del PRD. El PRD emite y divulga una lista de los principales beneficiarios del Fobaproa a pesar de las acusaciones de la SHCP, Comisión Bancaria y de Valores (CNBM) y la Secretaría de Gobernación por violar el secreto bancario.

20 de Agosto de 1998. Propuesta del PAN. Con el documento “Propuestas Para la Solución Integral de la Crisis Bancaria” el PAN propuso la creación de un instituto para el seguro de depósitos bancarios, que fuera supervisado por el congreso para respaldar el dinero de los ahorradores y recuperar los activos en poder del Fobaproa.

28 de Agosto de 1998. Propuesta del PRI. Que la deuda pública del Fobaproa se reduzca 30%, que los bancos asuman el porcentaje de riesgo al cual se comprometieron en la compra de cartera; descuentos de hasta un 45% a deudores hipotecarios y hasta del 60% a productores pesqueros y agropecuarios; reducir en un 45% la deuda de PyMES y empezar la auditoria del rescate financiero por parte de la cámara de diputados.

14 de septiembre de 1998. Acuerdos entre los poderes legislativo y ejecutivo para reformar el sistema financiero.

12 de diciembre de 1998. La cámara de diputados aprobó la ley de protección al ahorro bancario, con 325 votos a favor (de priistas, panistas y la independiente Carolina O’farril); 159 en contra (del PRD, PT, ecologista, 11 panistas, 7 priistas y 5 independientes), y una abstención (PAN). La nueva ley autoriza que sean los contribuyentes, quienes paguen el costo del quebranto financiero estimado en esos momentos en 600 mil millones de dólares. Un organismo creado recientemente (IPAB) respaldará los compromisos que asumió el Fobaproa, con recursos del erario que el congreso le concederá anualmente. Según los funcionarios hacendarios de los 552 mil millones de dólares del anterior Fobaproa, más de 400 mil millones se convertirán en deuda pública y tan sólo 150 mil eran sujetos de revisión.

 

Reacciones

 

Durante el debate entre el PAN y el PRD, en el que la participación del PRI fue prácticamente nula, la diputada del partido verde preguntó. “¿A quién se beneficia?, ¿A 550 familias? Y recordó que en el Fobaproa, hay 325 créditos cuyo monto es mayor a 20 millones de dólares, que concentran, más de 140 mil millones. ¿Dónde está la protección a los pequeños ahorradores? La creación de una nueva institución no cambia en nada las cosas… La nación sigue siendo deudora de los bancos, y no los bancos deudores de la nación…. ¿Quién pagara por el rescate de 15.7 puntos del PIB? Y cuyos costos ya está aquí, al tener el gasto programable mas bajo de la historia moderna de este país. Su costo tendrá que ser pagado cuando menos por dos generaciones de mexicano”.

Por su parte, Manuel Andrés López Obrador señaló: “Al votar junto con el PRI la creación del instituto que sustituirá al Fobaproa, el PAN resolvió el problema de los banqueros y del gobierno, pero condeno a millones de mexicanos a la pobreza y el hambre… El gobierno y el PRI han sustituido el Fobaproa  por un instituto que legaliza las operaciones fraudulentas e impide el castigo a banqueros y funcionarios que dilapidaron 650 mil millones de pesos, y ahora tendrán que ser pagados por la población hasta el año 2025”.

José Luis Ávila (La era neoliberal) señala: “A través de Fobaproa, el gobierno de Ernesto Zedillo canalizó recursos públicos a los bancos para evitar su quiebra, mientras que miles de tarjeta-habientes y poseedores de créditos hipotecarios eran arrasados hacia la insolvencia y la renegociación por el drástico aumento de las tasas de interés, la caída del empleo y del salario real, derivada de la crisis misma de la políticas económica acordada con el FMI para enfrentar la crisis… Los resultados de la gestión de la crisis parecían pagarlos quienes no habían generado el descalabro: mientras, a costa del erario público, los bancos se salvaban – y por ende, el patrimonio de sus dueños -, las capas medias y sectores populares pagaban con desempleo, deterioro del salario real y aumento del 50% del valor agregado, entre otros resultados que aumentaron sustancialmente la proporción de hogares pobres”.

Para entender el Fobaproa pongamos un ejemplo:

Digamos que yo le compro al estado una fábrica de bolígrafos, compro esta fábrica a crédito, un crédito obtenido en parte al estado y en parte a instituciones extranjeras.

Hecho a andar la fábrica y manufacturo demasiados bolígrafos y de muy mala calidad, con un costo de 1 peso por bolígrafo.

No logro vender mis bolígrafos, de hecho vendo prácticamente nada y no puedo cumplir el pago de mis deudas ni salarios y pues, mi fábrica está al borde de la banca rota y el cierre.

Entonces, llega el estado y para ayudarme, me compra los bolígrafos, pagando entre 2 y 4 pesos por bolígrafo y además, absorbe la deuda que tengo con el mismo estado, producto del crédito que adquirí para comprarle la fábrica.

Mientras el estado trata de vender los bolígrafos que me compró, rematándolos en 50 centavos, yo decido vender mi fábrica. La vendo a grupos extranjeros.

El estado ante la imposibilidad de vender los bolígrafos de mala calidad, aun a precios muy económicos, pues decide que va a obligar al pueblo a comprarlos, usando los  impuestos que la población paga y reducción del gasto público.

El estado en vez de ayudarme a capitalizar mi empresa y subsidiar mis deudas o reestructurarlas, comenzó un proceso que no pudo concluir, empezó a comprar mis bolígrafos sin ton ni son y luego se los vendió a la población a fuerzas.

¿Qué les parece?, ¿Está más claro?

Para el año 2000, el costo del rescate bancario se estimaba en 900 mil millones de pesos; las auditorias poco ayudarían a limpiar la compra de la deuda irregular o fraudulenta; tampoco se haría pública la información de los beneficiarios y ningún funcionario recibiría sanción alguna por las omisiones, errores, las complicidades y fraudes que, en alguna medida, se cometieron.

El Fobaproa en origen tuvo 4 tipos de deudores:

1. Los compradores de vivienda (los menos).

2. Los pequeños y medianos empresarios (también pocos).

3. Los beneficiarios del sexenio anterior que compraron las paraestatales (la mayor parte de la cartera vencida).

4. Los favorecidos del sistema financiero reinante, quienes habían comprado empresas con dinero de los ahorradores (otra gran parte del Fobaproa).

Ahora;

El Fobaproa no absorbió la cartera vencida de vivienda, porque es la parte donde los bancos tienen más posibilidades de recuperar su crédito.

Los pequeños y medianos empresarios, en realidad nunca han tenido acceso al crédito en México, solamente un porcentaje muy bajo del total de los créditos, esta destinado a estos.

La parte principal de la cartera vencida que se adquirió, fue el resultante de los créditos obtenidos para adquirir empresas paraestatales, entre ellas, Telmex, Siderúrgicas, Gaseras, Carreteras, Satélites, Aerolíneas, Ferrocarriles, Puertos, Televisoras y varias mas de las cuales Salinas  de Gortari era o es socio.

Los banqueros, quienes también habían comprado los bancos a crédito, vieron la oportunidad de cobrar de nuevo y se las arreglaron para hacerlo, declararon como cartera vencida todos los créditos que habían adquirido para comprar mas empresas y a los mismos bancos, esto sin dinero o manejando el dinero de los ahorradores.

La devaluación, el aumento de las tasa de interés y la recesión, hicieron que los deudores no pudieran seguir pagando, lo que era urgente en ese momento, era estimular la cultura de pagos y mantener funcionando el sistema de cobro de créditos. Se requería un sistema de subsidios que hiciera posible el pago de las deudas contraídas. Mientras el costo del Fobaproa ascendía a 65 mil millones de dólares, los subsidios para el pago de deudas por concepto de vivienda, que por cierto llegaron tarde, y créditos a PyMES, alcanzaron el monto de 6mil400 millones, es decir, menos del 10%.

En algunos casos, el Fobaproa se comprometió a pagar dos pesos por cada uno que los accionistas de los bancos se comprometían a aportar, en unos 3 pesos y en otros hasta 4. El mayor subsidio fue para los bancos, que en el proceso terminaron siendo vendidos a instituciones extranjeras, esto ya bien saneado.

Para colmo, aun cuando ya hubieran juicios para recuperar los créditos otorgados, una vez que estos entraban al programa del Fobaproa, estos se abandonaba, fortaleciendo la impunidad de los deudores; muchos miembros del club, siguieron viéndose beneficiados por este programa. En el camino, también se adquirieron los créditos de personas que si tenían la capacidad de pago y carteras de los propios banqueros. Todos estos incentivos, promovían la deshonestidad y muchos se sirvieron con la cuchara grande. Cabe destacar los casos de Carlos Cabal, Ángel Rodríguez y Jorge Lankenau, por mencionar cifras, los 3 fraudes que estos cometieron suman 4 mil 200 millones de dólares; 800 de Carlos Cabal, 400 de Ángel Rodríguez y 3 mil de Jorge Lankenau. Tres personas ejercieron el 6% de los beneficios facilitados por el Fobaproa.

Y sin embargo, los pequeños deudores, siguen pagando los créditos que el estado compro con el dinero que ellos mismos han estado aportando

¿Que riesgos hubiera habido de no haber rescatado la banca?

Indudablemente hubieran sido muchos, la banca es necesaria para el desarrollo productivo de un país, se hubiera desestabilizado la economía, se hubiera desatado la especulación y fugas de capitales, se hubiera derrumbado la bolsa.

Pero, por otro lado, hubiera significado el resurgimiento de la economía mixta (Parte estado, parte iniciativa privada), el estado seguiría siendo el dueño de la banca, ferrocarriles, puertos, carretas, etc. Los mexicanos seguiríamos siendo dueños de nuestro país.

Los resultados de este proceso, es el de tener un sistema bancario capaz de financiar el desarrollo productivo del país. Para nadie es secreto, que la banca mexicana no está funcionando, no está cumpliendo su meta: captar el ahorro y canalizarlo a la actividad productiva del país y sin embargo ocupan el octavo lugar mundial en la generación de ganancias relacionadas a sus actividades, esto, sin arriesgar ningún centavo, pues la mayor parte de sus inversiones son de muy bajo o ningún riesgo. No se invierte en el desarrollo de las PyMES ni en el desarrollo de la actividad productiva del país.

La regulación a que ha sido objeto la banca es muy deficiente, las únicas partes de la economía que se están desarrollando, son las que tienen acceso al financiamiento extranjero, la pequeña y mediana industria o las de reciente creación han quedado totalmente marginadas, esto al no tener acceso a créditos, ante la inexistencia de bancos que pudieran financiar su crecimiento. Lo grave de esto, es que estas empresas son el futuro de la creación de empleos, riqueza y desarrollo.

¡Despierta México!

 

Fuentes:

 

Luis Rubio

Ensayo “Fobaproa o las consecuencias de la ineptitud”.

Politólogo

Director de CADAC

 

www.diputados.gob.mx

Crónica 57

Fobaproa: Paso a Paso.